De cómo empecé en la coctelería

El otro día alguien me preguntó: “Y tú, si eres cocinero… ¿por qué haces también cócteles?”

Bueno, como ya dije, yo me gradué en restauración, lo cual engloba el mundo de la sala, (la cocina, la dirección hotelera…) A mi me interesan la coctelería y la cocina, y aunque bien es cierto que sé ejercer de mêtre, sé muy poco sobre el mundo del vino (aunque cada día aprendo un poquito más) el mundo del barista, etc.

Bueno ¿por qué hago también cócteles? Pues la razón es bien sencilla: siempre me ha gustado (desde chico) ver las botellas. Habré visto cien, mil botellas de tantos y tan variados destilados y refrescos… Aún me acuerdo de  refrescos como la Pepsi azul (raro, ¿eh? No todos la habréis visto…) el Guaraná Antártica o el cambio de la botella de Trinaranjus. Cuando cumplí los 18 (y no antes) empecé a beber y saborear cervezas (aún me quedan muchas que tachar de mi lista, y también tengo que ir todavía al OktoberFest…) y un día probé el ron… que hasta el día de hoy me acompaña como fiel escudero.

Remontándome tiempo atrás, mi primer contacto puramente profesional con la coctelería fue en la Escuela de hostelería, donde un día llegó el profesor y nos dio unas fichas con las recetas de los cócteles y nos dijo “Ala, hacer lo que pone en la ficha”  Eso me sentó como una patada directa al hígado: cuando iba a aprender a manejar esos diamantes líquidos, me dan un carton y tanto como si lo hago bien como si lo hago mal, no está controlado ni testado.  En cambio, otro de mis profesores sí me daba sus opiniones y en una ocasión, (fue algo anecdótico, pero es  un gran recuerdo) las compañeras gastaron bastantes zumos y algo de ron, y claro, yo que estaba sacando cócteles con esos zumos me quede sin ellos y aún me quedaban 10 cócteles por preparar… El caso es que reaccioné rápido, cerré los ojos, olfateé y mezclé ron, zumo de piña, curaçáo azul y un toque de mora y lima. Al rato me llamó el profesor  para que pasara a petición de los comensales… Cuando me adentré en la sala  fue para recibir los aplausos del personal, cosa que me emocionó bastante.

Luego tuve la suerte de dar un curso de un día muy muy básico con lo que entonces se llamaba Class Bar Concept y que hoy día es el Bar Concept. Recuerdo que lo dio Tupac, Coco y no recuerdo si estaba Miguel aquél día… pero así fue como conocí la existencia de estos terremotos de la coctelera con quienes hoy en día mantengo un contacto muy agradable. En Bar Konsult compré mi primera Boston y una botella para practicar Flair. Asi que podríamos decir que los auténticos padrinos de mi afición por esto son Miguel (Flecha) y Tupac.

La pasión y el respeto por lo clásico, abandonar mi mente de  Flair y centrarme en conocer el destilado desde la producción hasta la degustación, (ésta incluida) se lo debo a Luca Anastasio, al cual conocí en el hotel Hilton y pese a haber estado con él en la barra 3 meses, cada segundo que podía escaparme allí a verle no me lo pensaba. Era un placer abrir mis orejas y escuchar al maestro, probando más de una de esas botellas que no encuentro en el carrefour jajaja. De esa época data la gran amistad que aún conservo, y esa es la causa de que le visite en cuanto puedo y más ahora que está en el Dry de Madrid. La visita a un gran amigo es obligada, y más si sirve para seguir aprendiendo (y aún más ahora que conozco a los otros 2 enargados que son Ángel San José, y Ricardo García.)

No podría cerrar el post sin antes nombrar a Michel Alejandro Díaz. Desde el primer día que pisé Le Cabrera ya me dejó una huellita y por eso cada mes voy un par de veces, no tanto ya por el cóctel sino a verlo y a aprender de las copas que me pone escuchando atentamente, observando…

Por todo lo que os cuento profeso gran admiración y respeto por cada uno de los nombrados, y un mayor agradecimiento por tratarme como a uno más (que he tenido también muchas experiencias negativas con otros personajes, pero no merece la pena fijarse en eso cuando tienes la suerte de poder conversar con cualquiera de ellos…)

Y es así como me aventuro, después de aprender y seguir costantemente aprendiendo, a impartir un curso básico de cócteles. Es el principio del camino hacia mi meta, que es lograr fusionar cocina y coctelería algún día…

Un abrazo a todos,

Jandro

Anuncios

Acerca de CulinArts

Grupo gastronómico con ganas de enseñar y aprender en el mundo de la cocina y coctelería. Organizamos cursos para transmitir nuestra experiencia. Ver todas las entradas de CulinArts

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: