Tamagoyaki de 3 sabores sobre gel de curaçao azul.

Queridos amigos, honestamente sé que no estamos teniendo mucha actividad, lo sé, lo sé… Pero es todo por una buena causa,  ahora mismo estoy renovando toda la sección gráfica del blog voy a unificar un par de blogs que tengo y vamos a hacer esto aún más jugoso e interesante.

Cuento con la gran ayuda de mi amigo Juli (y para aquellos que estéis leyendo esto, si os molan las cosas de zombis, Juli tiene un pedazo de blog sobre zombis que podéis visitar pinchando justo aquí: Undead’s blog), asique estad atentos que en unas semanas vais a ver grandes cambios y espero que os gusten tanto como a mí.

El caso es que estamos dándole caña también a otros temarios como secciones y estoy metido ahora mismo en unas investigaciones que me chupan demasiado tiempo, pero no os preocupéis que esto va a estar actualizado cada día eso ya os lo aseguro.

Hoy vamos con una receta que ha sido reclamada por varias personas en la página de CulinArts en Facebook, el Tamagoyaki. Esta receta surgió porque un día mi amigo mío que está en Japón (y aprovecho este momento para mostrar mi apoyo a toda esa gente afectada por el terremoto) me mando un video donde aparecían un par de cocineros en una especie de franquicia, y estaban con unas pedazo de sartenes cuadradas y hondas haciendo tortillas en capas, cuadradas por supuesto. Así que me dije…. Si se pueden hacer tortillas en capas, ¿Por qué no hago yo un Tamagoyaki dulce de sabores? Y es así como surgió esta receta que de misterio tiene poco, es sencilla, un poco retorcida porque tenemos que ir con cuidado al ir poniendo capas en la tortilla pero bueno que si yo lo he hecho… vosotros también.

Ahora no me enrollo mucho más y os dejo la receta:

 

Tamagoyaki de mango, mora y cacao con gel de curaçao y mahonesa dulce de sanguina.


Ingredientes:

  • 4 huevos
  • 15 gr de cacao en polvo
  • 15 gr de pulpa de mango
  • 15 gr de pulpa de mora
  • Azúcar
  • 40 ml de zumo de naranja sanguina
  • 100 gr de mahonesa (de bote o en mi caso previamente montada)
  • 60 ml de curaçao azul
  • 1 gr de agar agar
  • ¼ cola de pescado

 

Preparación:

Bueno las tortillas van todas con el mismo procedimiento, en 3 cuencos batimos un huevo con el respectivo saborizante (cacao, mango y mora), y con el último huevo (que tenemos batido) vamos a rellenar los cuencos de las tortillas que van en aumento, ya que, y esto hay que decirlo, no podemos hacer la misma cantidad de huevo en cada tortilla pues no nos cubrirían bien las capas, quiero decir, la primera es la de cacao (lleva un huevo) , la segunda la de mora (lleva un huevo y ¼ ) y la última la de mango (lleva un huevo y ¾), de modo que así nos van a ir tapando bien y solo veremos la última llevando la sorpresa al cortarla.

Teniendo ya las mezclas ponemos en una sartén una gotita de aceite dejamos que se caliente mucho y vamos vertiendo el huevo-cacao como si se tratase de hacer una tortita, cuando veamos que ha cuajado, pues doblamos tipo media luna y con un papel megapringao de aceite, mojamos la parte de sartén que queda libre y acto seguido casi corriendo vertemos el huevo-mora y… ¡ojo! Este paso es importante, con ayuda de unos palillos chinos o una espátula levantamos la tortilla cacao para que el huevo-mora entre por debajo de la tortilla cacao, dejamos que cuaje la mora y cubrimos en media luna la cacao…. Y diréis ¿y la de mango? Pues exactamente lo mismo, e incluso con una sartén grande podríamos hacer más capas pero eso ya es a vuestro gusto.  Al final tenemos el Tamagoyaki de 3 capas y reservamos calentito.

Para el gel de curaçao necesitamos repartir los 60 ml en 40 ml y 20 ml, ¿por qué? Pues fácil para que no nos pierda ese toque de alcoholin que tanto gusta. Le metemos el agar a los 40 ml para que hidrate un poco y lo llevamos a ebullición, lo tenemos 3 minutitos y retiramos del fuego y agregamos el ¼ de cola de pescado (previamente hidratada), añadimos los 20 ml que hemos reservado. Mientras va enfriando con una varilla vamos golpeando y moviendo la gelatina para que no nos cuaje en bloque y nos vayan quedando pequeñas partículas gelificadas al final cuando este frío le damos un buen varillazo moviendo fuerte y tenemos el gel.

El tema mahonesa es bien fácil, con una lengua y con maña vamos mezclando el zumo con el azúcar y luego calentamos al fuego durante 10 o 15 min, dejamos enfriar y ese pequeño jarabe lo incorporamos a la mahonesa.

Montaje:

En un plato colocamos una línea de gel curaçao azul, colocamos encima el Tamagoyaki partido o no (como mejor lo veáis), encima de éste espolvoreamos unas semillas, en mi caso son unas de cáñamo de cultivo ecológico que le dan un toquecillo fresco y suave, y por último al lado sin tocar a modo de acompañamiento la mahonesa de sanguina. Aparte podéis poner alguna flor como es mi caso que uso una de mis amadas flores de hibisco, esa flores que me las aporta Verónica (un saludito desde aquí) de Nicnatgourmet. (Visitad la página que está muy bien).

 

Dicho esto solo me queda despedirme y esperar vuestros comentarios, opiniones, pruebas, sugerencias… y un largo etc.

Que paséis un buen día y…. ¡Buen provecho amiguetes culinartistas!

Anuncios

Acerca de CulinArts

Grupo gastronómico con ganas de enseñar y aprender en el mundo de la cocina y coctelería. Organizamos cursos para transmitir nuestra experiencia. Ver todas las entradas de CulinArts

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: