Del mar al cucurucho.

Bueno pues haciendo el gamba un rato en la cocina, decidí hace unos pocos días sumarme a la gran idea de “no es lo que parece”, eso es amigos, no lo es, para nada, donde veis un helado (dulce, frío, que se derrite….) yo lo que os digo es que de helado tiene poco.  Esta moda surgió a través de los tiempos y hemos visto claros ejemplos, desde croquetas que para nada son saladas sino dulces, pasando por chocolates picantes llegando a hamburguesas que son dulces como la “falsa hamburguesa de Diano’s cook“.

Al lugar donde quiero ir a parar es, ¿podemos sorprender al público a través de platos que asociamos rápidamente a un sabor? En mi opinión es sorprendente el poder decir, voy a hacer unos espaguetti de rosa, o de tomate y albahaca, esos ravioli que siempre inconscientemente los enlazamos al sabor salado del queso, el jamón, el tomate… ¡y resulta que son de chocolate rellenos de mango! oye pues es algo que gusta porque… ¿no os recuerda a cuando éramos pequeños y comíamos esas hamburguesas de gominola? creo que eso es un poco el comienzo, quizá indirecto y sin ninguna intención del “no es lo que parece”.

Luego dentro de esto hay muchas opiniones, que si me parece bien es nuevo y das la sorpresa, al típico que te dice pues no me gusta porque si yo veo algo salado quiero que sea salado, e igualmente si es dulce, ¡vaya!…. parece que hay gente que ve una guindilla y si no les pica, no les mola.

Y como actualmente estoy trabajando con algas y ginebras… me he dicho vamos a juguetear y ha salido un aperitivo al que he llamado “Frankenlado” porque me he sentido por unos momentos el Dr Frankestein.

Frankenlado de alga nori con cucurucho de licor June.

Pues bueno como es una cosilla espontanea si queréis la receta, enviadme un correo 😉 pero os cuento algo sobre ella.

Para el “helado” he usado una tintura de alga nori, con un poco de puré de nori, con nata, un poco de agar y sal rosa (de echo cuando lo muerdes, dices…. tengo el mar en la boca… pero va desapareciendo dejando un agradable y ligero sabor de algas, delicioso).

Para el cono he usado una masa muy, muy fina de pan, a base de harina y licor June el cual he rellenado con unas salicornias (un tipo de alga) troceadas que le dan un crujiente extra al cucurucho.

Pero… ¿que es el licor June?

Pues sin más, es un licor de flor de uva (variedades ugni blanc, Merlot y cabernet sauvignon), recordemos que G’Vine (una ginebra) de la que más adelante hablaremos, va por los mismos derroteros.  Pero ahora bien, June(que se llama así pues es en Junio cuando únicamente se pueden recoger las flores de estas variedades de uva)… es un licor, agradable, suave con notas frutales, melocotón, fresa, uva, flores blancas, ese aroma que desprende, ese dulzor que no empalaga. Es bueno para tomar solo, usar en coctelería e incluso para darle un toque a esos gin tonics tan de moda… o, en mi caso, para cocinar.

Al final un poco de cebollino para decorar, pudiera haber sido pistacho, unos pétalos de violeta o “x” pero al final ha quedado así y co la tontería de hacer algo “mal” ha quedado algo…. realmente interesante.

Un saludo a todos y buen provecho!!

Anuncios

Acerca de CulinArts

Grupo gastronómico con ganas de enseñar y aprender en el mundo de la cocina y coctelería. Organizamos cursos para transmitir nuestra experiencia. Ver todas las entradas de CulinArts

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: