Hoy nos vamos de pescado: La corvina.

Bueno hoy para ir con algo diferente: productos del mar pero para meter las manos a fondo en el asunto vamos a contar un poco sobre este pedazo de pez, la corvina.

La corvina, la cual es uno de mis pescados (o peces, llámalo como prefieras, vaya) favoritos posee muy buena fama como pescado de mesa. Su carne resulta muy sabrosa y super blanca. Aparece en el mercado tanto fresca como congelada,como cualquier cosa hoy día y su temporada va de abril a octubre.

Es un pescado muy apreciado por la calidad de su carne, muy tierna, jugosa, y de sabor potente. Su cabeza fue considerada la porción más exquisita en la antigüedad.

Se la prepara de forma similar a la lubina, asada al horno, asada a la sal o en papillote. Además los ejemplares de mayor tamaño poseen un sabor más intenso y pueden guisarse como el bonito o el atún.

¿Resultado?

Ahora bien, dicho esto… yo, que pasé por la pescadería de mis buenos amigos de buena mañana, no pude evitar fijarme en aquella pedazo de corvina, me llamaba, aun saltaba de lo fresca que estaba. Así pues, ¡ale! “pal’ carro”. LLegue a casa y me dispuse a cortar sus tremendos lomos en porciones ricas ricas. Encendí mi plancha y a correr, pero, claro… ¡esto no puede acabar así!.

Con talento agarré la botella del licor de narana y ron Santa Teresa,  un poquito de zumo de naranja que me sobro por la mañana, y lo puse a reducir en mi cacillo, pero previamente proché (reblandecí, cociné, sudé…etc) una cebolla roja en brunoise fino (un tipo de corte de cuadrados, cuando más pequeños, mejor.) un par de vueltas… y ua tengo la salsa base.

Me encuentro con que tengo un bizcochuelo de menta… pues, vamos a ponerlo encima de la salsa, un contraste de frescura mentolada, encima pongo mis “lomitos” de corvina, bien calentitos y tostados. Pero… se me antojaba darles el remate. Me acerqué a la nevera agarre nata, y machaque en el grinder (si, un grinder tengo) pimienta sechuan, y pimienta verde, le di un par de giros al tema y reduje la nata con la pimienta, sal himalaya rosa y leche evaporada hasta que me quedó una cremita con la que nape (tapar, cubrir sin que se deslice…) los lomitos pero, joe, hay que rematar… Pues mis amigos de Pescaviar me habían mandado unas perlas de la gama Cocktail pearls que me venían al pelo, vinagre y chalota… la conjunción de aquello era maravillosa, el ácido, el picante, el dulzor, la menta, la naranja…. ufff aun se me ponen los pelos de punta, y para rematar,cebollino, germinados de rábano y las semillas de cáñamo ecológicas (que por si no lo sabéis aportan cantidad de hierro y vitaminas)

Bueno amigos espero que os animeis, que no tenéis todo… vale… vale, improvisadlo, cebolla blanca, lubina, salsa de naranja…. y así sucesivamente. Os animo a conocer los productos de pescaviar, tienen unas cremas de pescados… no hay palabras para ese sabor… hacerme caso, preguntar por las cremas Chovas.

Anuncios

Acerca de CulinArts

Grupo gastronómico con ganas de enseñar y aprender en el mundo de la cocina y coctelería. Organizamos cursos para transmitir nuestra experiencia. Ver todas las entradas de CulinArts

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: