Llega el verano y con el nuestras refrescantes recetas.

Despues de estar unos días pasando un insufrible comienzo de calor extremo, porque, lo que es obvio es que aún no ha llegado el calor total, no me ha quedado otra que idear un post de “ayuda” culinaria para combatir este calorcito abrasador.

Ya sabemos, porque nos lo recuerdan todos los años, aquello de…

  • Hidratarse.
  • No salir en horas de sol radiante.
  • Taparse bien, sobre todo la cabeza.

Lo que no nos dicen es como hidratarnos, es decir, nos comentan aquello de comprar agua… pero, soy de los partidarios de irme un día al Carrefour y arrasar con botellitas de 500ml a 20 ctms, y no comprar ni a las máquinas (1,20€ mínimo) ni a tenderos aprovechacalores (2€ si no más). Con esto, quiero decir que, se me ocurren unas cuantas formas de hidratarnos rica, fresa y deliciosamente, como por ejemplo:

Cojamos nuestra botella de agua, introduzcamos dentro unas cuantas hojas (con o sin tallo) de hierbabuena, quiza, un poco desmenuzadas y dejemos que nuestra amiga hierbabuena desprenda su sabor, aroma y frescura al agua. Sin duda conseguiremos un agua refrescante efecto “mentol” (como esas pastas de dientes refrescantes).

Otra que se me ocurre es, la limonada, mítica, con lima o limon (exprimido, por supuesto) agua, pelin de azúcar y una botella, incluso si os sobran hojas de hierbabuena, ahi tenéis algo más fresco aún y casi un preparado para mojito (con ponerle hielo y ron).

Que no nos ha gustado nada de esto, no pasa absolutamente nada, calentamos un litro de agua (ponle uno, ponle medio) e infusiona un té, si eso es, té. De mango, fresa, papaya, guayaba, limon, te verde, rojo, negro…. orf lo que más nos guste, a mi por ejemplo el de frutas del bosque e hibisco me mola. Lo dejamos enfriar, a la botella, frigorífico y a parte de refrescarnos… pues oye, beneficios del té.

Desde el punto de vista del sólido alimento y con esto nos alejamos de los líquidos ricos y sabrosos, como los ejemplos que hemos descrito y los cientomiles que pueden desarrollarse de ahi (sin contar, cañitas, refrescos… o zumos). Ahora bien, ¿qué podemos comer en verano para refrescarnos?

Empecemos por lo más basiquillo, las cremas frías, sopas frías… pues por ejemplo: Gazpacho, ajo blanco, salmorejo, con todas sus variantes conocidas y por conocer por ejemplo el gazpacho de sandía, que aparte de refrescar es de temporada (es decir, más barato que los otros), y además apoyamos al pepino español.

Dentro de otro apartado encontramos los helados, sorbetes (si , lo se, el post de sorbetes Jandro, lo tengo preparado ya), bombones helados… etc.

Sorbete de pomelo rosa y vainilla, con merengue de leche condensada.

Otros platos “frescos” a tocar son por ejemplo las tempuras, deliciosas, faciles y con mil posibilidades para una cena ligera pero contundente, nada caliente, muy fresca y divertida con diferentes salsas y mojos.

Y sin faltarme las reinas del verano, las ensaladas: campera, rusa, de pasta, de frutas (o ¿lo llamamos macedonia?), con atún, con pollo, con quesos…. Pero por el momento os dejo una muy facilonga (eso si la foto, la receta la encontraremos en otro sitio, muy interesante, ya os dare más pistas).

Ensalada ¿?

Anuncios

Acerca de CulinArts

Grupo gastronómico con ganas de enseñar y aprender en el mundo de la cocina y coctelería. Organizamos cursos para transmitir nuestra experiencia. Ver todas las entradas de CulinArts

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: