Archivo de la categoría: Cata y Maridaje

Gin Show Festival (29-9-11)

Con mucho tiempo sin aparecer, poco para utilizar y muchos post por sacar adelante, me renuevo, adelanto y empiezo a escribir esta crónica del Gin Show Festival, celebrado por primera vez en Madrid el día 29 de Septiembre, ya que anteriormente se celebraba en Sitges (y se celebra).

El emplazamiento: Hotel puerta América, sede del conocido Lágrimas negras (anteiormente comandado por Jose Luis Estevan)

Volviendo al tema, Gin Show Festival… ¿para profesionales?… Es cierto que, desde el empiece del evento (hacia las 16:00) hasta un par de horas pasadas, es profesional: Poca gente, expositores agradables con ganas de mostrar su producto, explicarlo, dar a probar, mostrar maridajes…

Llegué al espacio sobre las 18 (un poco tarde pero mi trabajo me impedía llegar antes) a la entrada las típicas chicas que te piden nombre, acreditación y te hacen pensar que esta vez, se han tomado en serio eso de “profesionales únicamente”. Te ponen una pulserita para acreditarte y entras a un espacio rodeado de puestos con mil y una ginebras. Entre toda la gente que había encontré a mi gran amigo Luca Anastasio del Dry Martini, Igor Corral reciente ganador del concurso de corte de jamon en Andalucía Sabor, Pepe Gorines del Cilantro gastrobar, Diana Legido de Ramses  o Carlos Moreno de O’Clock entre otros.

Lo cierto es que había mucha cosa interesante, ginebras típicas (Hendricks, Citadelle, Beefeater, G’Vine….) y algunas con botanicos diferentes, frutales,  incluso aguas minerales cuirosas como la de islas Fidji, o las nuevas tónicas de Swcheppes (con botánicos como el cardamomo, pimienta rosa o lavanda).

Entre siropes no había donde elegir o bien Monín (de la mano de Barkonsult) o Routin (de la mano de Amer Gourmet).

¿La nota negativa?… Lo de siempre, se deja entrar a amigos de amigos de otros amigos de mis amigos y al final se convierte en una macrotasca, una rave de la ginebra, o un pabellón del cogorcio… Los expositores se amargan, los bartenders ponen automáticamente gintonics (de los cuales la mitad acaban o en el suelo, o en las vitrinas o tirados, vamos un gasto de pasta increíble). Llegando a extremos de tener que sacar a alguna que otra persona por la puerta lateral del hotel con una borrachera que no le permitía mantenerse en pié.

Consejo para los proximos salones de destilados…. fácil, muy fácil: Hay que ir de 16 a 18.

🙂 buen día amiguetes ya pasarlo bien!

(tendremos nuevos post dentro de poco para poder comentarlos entre todos, vivencias, experiencias e ideas)


Santa Teresa Rhum Orange Liqueur

Bueno, hoy…. Hoy vamos a cambiar el rollo y nos ponemos pos las botellas.  Como siempre he mantenido, no hay nada como apreciar una buena bebida y si ademas, podemos acompañarla del bocado perfecto o cercano a la perfecta combinación, pues… ¡oye! es que va a estar de vicio repetitivo hasta que decidamos darle otra vuelta al tema.

Pero lo que hoy os traigo no es una receta, sino, mi apreciación y punto de vista generalizado sobre lo que llamaremos “sección de cata y maridaje”, es una de las novedades que me estoy sacando de la manga. Asi que no me enrollo mucho mas y vamos al temario.

Santa Teresa Rhum Orange.

(Licor de naranja base de ron añejo)

Para que veáis que no hay trampa ni carton, la muestra aquí, lloviendo y el ron en mi escritorio.
Pero las siguientes fotos serán ya más buenas.

Bueno para empezar un poco… ¿qué es un licor?, pues os lo digo rápidamente pues nunca está de más decirlo, y aunque lo sepáis, pues seguramente alguno de vosotros no, y ahora váis a saber lo que es un licor. Se llama “licor” una bebida alcohólica que,  a menudo tiene sabor a frutas, hierbas o especias. Algunos los preparan por infusión en ciertos alcoholes, infusionan hierbas, maderas, flores y le añaden azúcar. Otras en cambio se destilan (esto nos lo explica la whiskypedia 😉 ) y a nivel “gastrococteleriano” pues son válidos como postres, en cócteles, e incluso para cocinar.

Dicho y explicado medianamente qué es un licor, vamos con nuestro amigo.Todos conocemos Santa Teresa, unos porque lo habréis tomado, y otros simplemente por que lo habréis visto en algún bar, o…. ambas. En este caso tenemos un “licor de naranja a base de ron” esto es, que los señores de  Santa Teresa lo elaboran macerando naranjas en rones con dos años de barrica y las pieles de  las naranjas “premium” para que transmitan lentamente sus aromas y aceites esenciales al ron. Ademas tiene un 40% de volumen alcohólico.

La botella es muy alargada, fina y oscura tiene una capacidad de 50 centilitros, el tapon es de corcho lo cual le confiere ese toquecito que me gusta tanto en los rones y la etiqueta, que esta impresa en papel “antiguo”, muy elegante lo cual es un claro sintoma de calidady cuidado del producto.

El licor es de un color ámbar oscuro similar a un ron añejo con reflejos naranjas. En nariz se mezclan de forma equilibrada notas de melaza de azúcar y de caramelo con notas de naranja confitada y notas de madera (podría ser un naranjo, podría ser otra madera, ¿no?).

En boca tiene una entrada muy agradable gracias a su dulzor y poco a poco despliega todos sus elementos, la melaza, la naranja, ese dulzor de los aceites de la piel…  éstos se entremezclan notas de ron añejado, naranja dulce, caramelo líquido y caña de azúcar de forma sencilla pero sensual. Al final te queda un sabor impresionante en la boca, que dura y perdura unos minutos gloriosos.

La forma de tomarlo, a pesar de la alta graduación alcohólica, yo recomendaría tomarlo solo, sin hielo o a lo sumo, meted un vaso ancho o copa balón, en el congelador. Como mucho un hielo pequeñito pero, solo, ya es tremendo.

Podemos encontrarlo en muchas tiendas especializadas o en ese gran almacén de letras verdes, pero que no os timen amigos, sopesad un precio entre 13 y 18 euros. En ese almacén lo tienen a 20 y me parece exagerado cuando yo lo compro a 13 euros en una tienda especializada aquí en Madrid.

Y como no me he olvidado de que en esta sección hay maridajes (si los tengo a mano), os propongo juntar este licor con una onza de chocolate puro, un Caraïbe de Valrhona, o una tapita de solomillo de cerdo sobre un pan de semillas tostado, una rodaja de naranja confitada y un par de cristales de sal negra… Ahi os lo dejo, ¡contadme! y bienvenidos a la nueva sección :).